Goatman

El Hombre Cabra (Goatman) es el nombre dado a un críptido misterioso que forma parte del folklore estadounidense, en concreto de los estados de Louisiana, Maryland y Texas. Se le describe como un híbrido mitad hombre y mitad cabra, similar a un fauno o sátiro de la mitología. Otros dicen que se relaciona a un críptido de Nueva Orléans conocido como “El Grunch”.

Esta leyenda habla sobre esta criatura la cual asesina a parejas en parajes desolados o la bestia acechando vecindarios y devorando mascotas. Existen historias en las cuales la criatura entra a los hogares y viola a uno de los habitantes; lo que hace más cruel esta leyenda, es el hecho de que tanto hombres como mujeres han sido víctimas de las prácticas sexuales de este monstruo.

Algunos testigos dicen haberlo visto en otros estados como California y Florida, hasta las regiones que rodean los grandes Lagos y la provincia de Ontario en Canadá.

Su motivación es desconocida, pues si bien la leyenda en algunos lugares especifica que el ser es un maniático sexual que busca satisfacer sus más bajas pasiones; en otras se dice que solo es una bestia furibunda que busca ser dejada en paz. Un grupo de Boy Scouts en Texas reportaron haber sido ahuyentados de su campamento por un animal que gritaba y arrojaba rocas; mientras que también hay reportes de que en Kentucky, el Hombre Cabra emite un llamado que asemeja el silbato del tren que pasa a través de su territorio; e inclusive se habla de que el Hombre Cabra fue responsable por la mutilación de ganado en la década de 1970.

En Lake Worth, Texas; en julio de 1969 ocurrieron numerosos avistamientos de un Hombre Cabra. Terry Deckard, un reportero; escribió un artículo que se convirtió en la primera plana del diario local cuando se empezó a relatar que el Hombre Cabra atacaba a parejas que iban a besarse en parajes a lo lado de las autopistas. Los testigos decían describirlo como un ser mitad cabra y mitad hombre, con pelaje y escamas. Un hombre incluso dijo que la criatura saltó sobre su auto luego de bajar de un árbol, y dejó una marca de cuarenta centímetros en el toldo del vehículo. La policía decidió investigar finalmente, al darse cuenta de que una criatura capaz de dejar marcas así en un vehículo podía ser peligrosa.

La noche posterior al encuentro con el vehículo, llegaron reportes de una criatura que arrojó una llanta a un grupo de peatones dese un risco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s